amor / Uncategorized

TIEMPO DE PERDONAR

para_perdon

              La palabra PERDONAR, proviene del verbo en latín per-donare, el prefijo per intensifica al verbo que acompaña, y donare se refiere a regalo, entrega o donación por lo que podemos traducirlo como  entregarse hasta el extremo, donarse por completo.

              Al escuchar esta poderosa palabra indudablemente nuestra mente hace una evocación de aquellas personas o situaciones por las cuáles hemos sentido dolor, resentimiento, enojo o miedo, lo que nos lleva a un estado bajo de energía y vitalidad, a caer en el victimismo, resentimiento, enojo y sobre todo, la falta de perdón, es un poderoso freno de mano para avanzar hacia nuevas oportunidades.

              En muchas ocasiones he visto consultantes con una fuerte resistencia a perdonar, muchas veces por la creencia de que al perdonar seguirán tolerando las palabras o acciones negativas de la persona con la cual existe el problema, y hay que aprender a diferenciar una cosa de la otra, en el momento de perdonar, ambas personas se ponen en igualdad de condiciones, ninguno es mejor o peor que el otro, ninguno es víctima del otro, al perdonar tomas tu responsabilidad en lo sucedido y le das su poder al otro, muchas veces para poder lograr el perdón es necesario empezar por nosotros mismos, que como mencionaba anteriormente, es parte del ser responsable y recobrar el poder, una vez que lo has hecho contigo lo puedes hacer con la otra persona, el perdón indiscutiblemente lleva a un estado elevado de vitalidad y energía y a que cualquier relación fluya en equilibrio y amor.

              Como en otros artículos lo he compartido, es de suma importancia conocer, aceptar y enfrentar tus emociones, aferrarse a la emoción o al sentimiento que lleva a esta falta de perdón, hará que esa situación se mantenga, y desde luego nos quitará energía y ello se reflejará a nivel emocional y físico, permite que tus emociones fluyan, encuentra la mejor manera de liberarlas, ya que una vez que desaparezca lo que te mantiene en el rencor, será mucho más fácil abrirte a perdonar.

              También es importante hacer conciencia que el mayor beneficio al momento de perdonar, te lo haces tú mismo, de igual manera si te mantienes en este estado no coherente, el mayor daño te lo haces a ti,  el perdón es un sentimiento maravilloso, liberador y que nos permite abrirnos a nuevas experiencias, date ese maravilloso regalo que es perdonar, fluye y vive tu presente. Recuerda que el perdón no es una cualidad solo de las personas muy espirituales, el perdonar es reconocer tu parte más humana, es reconocer que tuviste algo que no querías y que es el momento de dejarlo ir, te hace ser mejor persona, y con ello me refiero a ser más amoroso y tolerante contigo mismo, ¿por qué no serlo contigo si lo eres con los demás?.

              ¡Amate, ama, perdónate, perdona y fluye con confianza, te aseguro que vendrán cosas mejores!

¡¡Permite que JUMANCA sea el amanecer de tu transformación!! Contáctanos para mayor información sobre nuestras terapias, cursos y talleres.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *