artículos

LA MAGIA DE LA INTENCIÓN

Cada día me maravillo más del poder que tiene la energía sumada a una intención positiva, por mi trabajo como facilitadora de procesos de transformación, a diario, recurro una y otra vez a las intenciones positivas, a que los consultantes integren patrones y creencias positivas que generen la vida que ellos aspiran, hoy me doy cuenta que cada cambio que tiene una persona, por más pequeño que sea, es un milagro, para muchos es su terapeuta, coach, facilitador, o el nombre que le quieras poner, el que logra o produce ese milagro, la realidad dista mucho de ello, realmente la magia la produces tú, ¿de qué depende?, primero que quieras sanar, así es, aunque en mi caso, mi especialidad es el trabajo como emociones, hablamos de una sanación emocional y/o espiritual, así que es la primera pregunta que te debes hacer, si realmente quieres recibir el cambio y si estás comprometido a realizar todo lo que sea necesario para generarlo,  es decir que cada uno de tus niveles, físico, mental, emocional y espiritual, estén  orientados a lo que deseas dejar ir y a lo que ahora quieres manifestar en tu vida.

conciencia-intencion1

Te preguntarás entonces ¿cuál podría ser mi función o la de mis colegas? Pues bien, nosotros contamos con una capacitación para el trabajo energético, en mi caso, con Resonance Repatterning, terapia asistida con animales, Coaching Espiritual y sanación Nierika, pero habrá quien lo haga a través de la homeopatía, Reiki, meditación, acupuntura, biomagnetismo, etcétera, cada uno lo hace desde su método, pero lo único que hacemos es contar con una serie de procesos y herramientas que permiten que tu sistema entre en armonía, somos un canal que te facilita tu proceso de transformación. En mi experiencia como facilitadora, te puedo contar todo tipo de experiencias, desde personas que han sanado enfermedades crónicas en una sesión, hasta personas con apegos emocionales que los vencieron tras decenas de sesiones, al principio sinceramente no comprendía de qué dependía ello, ¿cómo podía ser que personas con experiencias en común, tuvieran procesos diferentes de sanación? Finalmente dí con la respuestas:

 

  1. Sus ganas de cambiar y sanar.
  2. Las experiencias que necesitan vivir para generar aprendizajes.
  3. Tener claro lo que si quieres en tu vida y lo que no quieres.
  4. Atreverse a tomar riesgos.
  5. Fe.
  6. Amor incondicional.
  7. Profesionalismo por parte de la persona que apoya tu proceso.

 

En el último punto quisiera hacer énfasis en este momento, pues si tu estás confiando tu ser a una persona que no cumple estos tres requisitos, pueda ser que interfiera con tu proceso, si bien es cierto es importante que cuando apoyamos a otras personas no lo hagamos por dinero, es decir, que la meta de una sesión sea recibir el pago, desde mi punto de  vista el objetivo es que el consultante esté en un estado elevado de bienestar, esto no quiere decir que no se deba cobrar, yo lo veo como un intercambio, un sano dar y recibir en equilibrio, ya que al igual que todas las personas tenemos necesidades propias y de nuestras familias que satisfacer, pero cuando se hace el trabajo desde el amor incondicional todo fluye para el mayor bien de todos, cuando generas una intención lo haces desde tu corazón, desde tu deseo profundo de que la persona sane, el respeto también es indispensable, ya que si tu confías en un facilitador, éste debe de guardar confidencialidad, neutralidad y empatía, es de suma importancia que evite juicios negativos y que sea responsable con todo lo que sucede dentro de la sesión,  desde luego es importante también el profesionalismo en usar adecuadamente las técnicas y/o herramientas, que todo sea en el más alto bien, y que sea sincero si en algo no puede apoyarte o no tiene la respuesta que tu esperas o necesitas y finalmente pero no menos importante, la fe, dicen que es capaz de mover montañas, cuando actuamos desde la confianza y certidumbre en que ya se está manifestando aquello que anhelamos, todo se vuelve cuestión de paciencia, recuerda que las cosas llegan cuando estamoso listos para recibirlas.

 

Quisiera compartirte el alcance que tiene una intención, en  Resonance, decimos que ponemos por proxy a una persona, es decir, cuando alguien nos da permiso de trabajar a la distancia con su energía,  es como la llave a su energía, cuando trabajamos desde la energía anegelical y Divina, se pide permiso a la energía del consultante para su sanación, en cualquier caso usamos proceso, una metodología, obteniendo asombrosos resultados, para mi milagros, aún en el trabajo a distancia, por ejemplo la desaparición de un tumor o a nivel emocional cerrar con procesos de depresión, en estos casos he seguido cada uno de los pasos para apoyar la transformación de la personas, pero debo confesarte algo más, en algunas ocasiones ha sucedido que me piden que les haga una sesión a distancia, no acordamos ningún horario en especial, simplemente quedo de enviarles su sesión, acto seguido de su petición, pido a lo Divino por la persona, o proceso en mi interior lo que la persona desea y lo imagino, horas después, sin haber realizado algo más, me llaman agradeciendo la sesión, ¿qué sucedió?, Su fé, las ganas de sanar sumado a la intención positiva y el amor incondicional generan un cambio de resonancia, quizá pienses que es sugestión de la persona, podemos ponerle la etiqueta que gustes, pero indudablemente estos factores generan un cambio. En otras ocasiones cuando estoy haciendo la sesión, me llaman al final preguntándome si ya se las hice porque sintieron “algo” o  en otros casos coincide que la hora en que sintieron ese “algo” es cuando estaba realizando la sesión.

 

Todos somos energía, nuestro cuerpo mismo funciona gracias a leyes físicas, sin embargo los ángeles solo están esperando a que pidas ayuda, a que voltees tus ojos hacia ellos y pidas eso que tu corazón anhela, donde está la fuente de tu inspiración y donde nacen tus intenciones, así que, ¡pide, cree y confía!, ¡Deja que el cielo haga los milagros mientras tu pones tu intención!

 

Comentarios

Elda Jael duran orozco
agosto 23, 2016 a las 4:55 am

Excelente articulo olga, gracias, gracias, gracias…



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *