Uncategorized

EL LLAMADO DE TU CUERPO

          elementos    Numerosos autores han escrito a cerca de relación que existe entre los padecimientos físicos y la raíz emocional, quizá la más conocida es Louise Hay, quien en su libro “Sana Tu Cuerpo” detalla los decretos para traer bienestar a nuestro cuerpo, a pesar de que ese libro me encanta y es sumamente enriquecedor, creo que ésta filosofía va todavía más allá, remontémonos a la antigua China, donde para los sabios eran 5 elementos predominantes en la naturaleza, madera, fuego, tierra, metal y agua, cada uno de estos elementos era relacionado con su vida cotidiana, desde el seno del hogar y el organismo hasta las estaciones del año.

  • Madera

Es el elemento relacionado con la Primavera, su color es el verde, su sabor es ácido, está relacionado con el hígado y la vesícula biliar, a nivel emocional se asocia con la toma de decisiones, los nuevos inicios, el enojo, los límites, la planeación y el crecimiento.

  • Fuego

Siguiendo la lógica, este elemento es el del verano, su color es el rojo, su sabor es amargo, a nivel orgánico se distribuye en 4 meridianos, el corazón, intestino delgado, protector del corazón y triple calentador, al hablar de este elemento, estamos hablando también del amor incondicional, la alegría, con saber tomar solo lo que es bueno para nosotros (tanto a nivel fisiológico como emocional), relaciones íntimas y con el funcionamiento armonioso de nuestro cuerpo.

  • Tierra

Este elemento hace alusión al verano tardío, es decir el tiempo de cosechar, su color es el amarillo, su sabor es dulce, los meridianos asociados son estómago y bazo/páncreas, nos permite absorber, digerir y nutrirnos y poder satisfacer nuestras necesidades, por consiguiente como podrás notar hablamos de cualidades maternas, así mismo de sentimientos como preocupación y empatía.

  • Metal

              Con este elementos hemos llegado al otoño, su color es el blanco, su sabor picante, en nuestro cuerpo la energía de este elemento se concentra en el pulmón y el intestino grueso, la emoción central es la tristeza o el duelo, imagina lo que sucede en el otoño, las hojas de los árboles caen, por lo tanto está asociado con dejar ir lo que ya no se necesita e inhalar la vida, así mismo permite valorarnos, el respeto y la integridad, establece la conexión con la Divinidad, misma que es proveída por el padre.

  • Agua

              Finalmente, pero no menos importante, este elemento rige al invierno, su color es el azul y su sabor salado, a nivel orgánico se relaciona con la vejiga y los riñones , quienes almacenan la energía vital de nuestro cuerpo, la emoción es el miedo, nos permite fluir adecuadamente en la misma, contenernos en los momentos adecuados, con la valentía, el poder y la fuerza.

              Cada elemento puede manifestarse de tres formas en nuestro cuerpo, de forma ideal, en equilibrio, en exceso y en deficiencia, por ejemplo si tienes una deficiencia en el elemento fuego, este deberá ser nutrido por la madera, hablando en otros términos, quizá experimentes una falta de alegría o apertura del corazón, por lo tanto deberás controlar el enojo, tomar decisiones y abrirte a comenzar a hacer las cosas desde una nueva perspectiva,  en cambio el exceso en este mismo elemento, puede manifestarse como una aparente alegría, como una búsqueda de estados de euforia, entonces el elemento agua será el que controlará este exceso, invitando a contener las emociones, a conectar con los miedos que están siendo evadidos y poder fluir en la vida en armonía.

              Es así como de esta sencilla manera puedes observar tu cuerpo, y escuchar que parte de él está pidiendo que le prestes atención, quizá creas que esa gripa o tos sólo era ocasionada por los cambios de temperatura, pero, en el fondo puede ser que haya una tristeza o un duelo por ahí que no hayas vivido, y que sea el momento para que te des permiso de sentir ese dolor y de esa forma sanarte.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *