amor / artículos / emociones

Del Dolor a la Plenitud

Sólo cuando vi mi brillo interior, fui capaz de proyectarlo hacia el exterior, seamos como las estrellas, ¿a caso ellas necesitan convencerse de que pueden brillar?…¡Sólo confía!.

Olga Caraza

 

La vida continuamente nos presente situaciones desafiantes, no distingue clase social, cultural o económica, simplemente las cosas suceden, lo que si cambia es la forma en la que elijes asimilarlo y el rol que deseas jugar en el reto que estás viviendo, es decir, como un simple espectador, como una víctima, como un salvador, como perpetrador o como el director de tu vida, algunas personas suelen decir “guerrero”, buscando en el Diccionario de la Real Academia de la Lengua Española, el significado es: perteneciente o relativo a la guerra, que guerrea o que tiene genio marcial y es inclinado a la guerra; así que a continuación busqué el significado de la palabra “guerra” y esto fue lo que encontré: Del germ. werra, pelea, discordia; cf. a. al. ant. wërra, neerl. medio warre, desavenencia y rompimiento de la paz entre dos o más potencias, lucha armada entre dos o más naciones o entre bandos de una misma nación, pugna (entre personas), lucha o combate, aunque sea en sentido moral, oposición de una cosa con otra. Es así como podemos poner un rol más que es el del guerrero, pero con pleno discernimiento entre uno y otro, el director, dirije, controla y tiene el poder de su vida y decisiones, el guerrero está en pleno combate todo el tiempo, está en el campo de batalla, si bien es cierto hace grandes estrategias, pero ¿a caso no también lo hace un director de una empresa?, distintos autores marcan arquetipos o personajes con lo que nos desenvolvemos, desde mi punto de vista, son trajes que nos ponemos para la obra, actitudes y cualidades que incorporamos para lograr un objetivo.

 

Pese a que tenemos ese poder de decidir que rol queremos tener, muchos elegimos en algún momento de nuestra vida ser víctimas, y por cuestión de resonancia comenzamos a atraer una y otra vez situaciones que nos refuerzan que lo somos, así que comenzamos a descender y descender energéticamente, muchas veces la “mala racha” parece no tener fin, y dejamos de ver las oportunidades que ese reto nos está ofreciendo, tenemos toda clase de pensamientos y proyecciones negativas, nos resistimos a sentir dolor, culpamos a los demás, llenamos nuestro corazón de odio y rencor, sentimos que todo lo que sucede es injusto y que nuestros errores han sido tan graves que merecemos todo el sufrimiento que sentimos, ¿Cuántas veces te has sentido así, con qué frecuencia?, se honesto contigo mismo, ahora te pregunto ¿cuánto tiempo más estás dispuesto a seguir viviendo así?, quizá tu respuesta sea “Olga, esto no está en mis manos”, ok, entonces reestructuro mi pregunta ¿Cuánto tiempo más deseas seguir sintiéndote así y viviendo algo que no te gusta?, quizá ahora tu respuesta sea “ni un segundo más”, pues bien, ¡felicidades! ese es el primer paso para comenzar a transformar tu vida, sé perfectamente que en este momento te es imposible creerlo, sé lo que es estar ahí, tardé muchos años en encontrar las respuestas que buscaba, tomé cursos, leí libros, asistí a cientos de sesiones, hasta que un día encontré la fórmula “mágica”:

CAMBIO2

 

 

             Es un proceso, cada uno de nosotros empezará por un ingrediente diferente, lo que te garantizo es que cuando tengas cada uno de ellos integrados a ti, el resultado será el mismo, cada persona construye de distinta manera el amor propio, cada quien tendrá personas diferentes a quienes perdonar o incluso perdonarse a sí mismo, en fin, las estrategias para generarte cada elemento dependen de ti, de tu ser, de tu esencia.

              Sé que cuando menos lo imagines estarás viviendo la vida que mereces, esa que una vez sentiste que era imposible, sólo ten claro a dónde deseas llegar, el tiempo es relativo, solo ten por seguro que cada una de las experiencias que estas viviendo son perfectas, únicas y que en la medida en la que obtengas el aprendizaje irás avanzando hacia la meta, te garantizo que siguiendo estos pasos la próxima vez que estés viviendo una situación desafiante, tus recursos serán otros, y podrás experimentarla desde la plenitud y no desde el dolor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *